Mitos y Realidades

¿Creencias o desinformación?

Existe mucha desinformación sobre el pollo, desde su crianza hasta las cualidades de su carne. Desde malas prácticas para acelerar su crecimiento, como uso de hormonas y otras sustancias, hasta creencias fantasiosas como pollos sin cabeza o con el doble de extremidades. Incluso ha llevado a afirmaciones de que el consumo de carne de pollo puede afectar la salud de quienes la consumen, hasta el punto de afectar el crecimiento en los niños u ocasionar enfermedades, sin embargo prácticamente todas estos mitos son exclusivos de México y de algunos otros países en Latinoamérica.

Suelen darse por hecho datos que se escuchan en pláticas informales, los cuales dan origen a creencias falsas que a su vez compartimos con amigos y familiares, mientras más veces lo escuchamos más pensamos que es verdad, afectando opiniones y decisiones muchas veces por información que nunca verificamos.

Por lo que es de suma importancia informarse y confirmar los datos y hechos en fuentes oficiales, investigaciones serias y medios especializados para asegurar que tenemos información correcta y evitemos la difusión de mitos y creencias erróneas.

El más común de los mitos, se refiere al uso de hormonas para acelerar el crecimiento de los pollos, A continuación, las razones por las que esa creencia es totalmente FALSA:

icono

Hay normas oficiales mexicanas que prohíben el uso de hormonas y ciertas sustancias químicas en los alimentos para animales.

Fuente: Revista del Consumidor Núm. 397
Los tiempos no alcanzan

El ciclo de un pollo de engorda es de 49 días, por tanto, esto hace imposible que una hormona tenga efecto, ya que se necesitarían entre 60 y 100 días.

Fuente: Revista del Consumidor Núm. 397
icono

El crecimiento rápido de los pollos es una consecuencia lógica de pequeñas mejoras de la genética, nutrición, manejo y control de enfermedades. Las hormonas no son necesarias.

Fuente: Revista del Consumidor Núm. 397
icono

El empleo de esteroides anabólicos para aumentar la masa muscular de los pollos es inútil. Para que tengan efecto, las aves tendrían que estar sometidas a un entrenamiento físico, sí como los atletas que usan éstas sustancias.

Fuente: Revista del Consumidor Núm. 397
icono

Las “hormonas de crecimiento” son proteínas, por lo que si son consumidas de manera oral, son rápidamente digeridas; necesitarían ser inyectadas a cientos de miles de aves todos los días, un escenario logístico imposible.

Fuente: Revista del Consumidor Núm. 397
icono

La selección genética permite que los pollos de engorda vivan al límite de su potencial fisiológico; si recibieran un estímulo hormonal extra para acelerar su desarrollo, aumentaría su mortalidad.

Fuente: Revista del Consumidor Núm. 397
icono

Las hormonas de crecimiento para aves NO se producen, ya que su costo sería extremadamente alto. Si se le administrara un mg. a cada pollo, el costo sería tan alto que superaría el precio mismo del ave.

Fuente: Revista del Consumidor Núm. 397